Día de Muertos

Día de Muertos

ORÍGENES

El Día de Muertos tiene su origen en la época prehispánica. Las culturas antiguas como los aztecas, los mayas y los toltecas ya lo celebraban, pero la fecha era entre julio y agosto, y la celebración duraba todo un mes. Con la llegada de los españoles, la colonización y la imposición del cristianismo, la fecha se recorrió a principios de noviembre para que coincidiera con el día de Todos los Santos, que era la celebración que los españoles le hacían a sus difuntos. Es así que en México se celebra el 2 de noviembre.

COSTUMBRES

En el Día de Muertos se trata de homenajear a los seres queridos difuntos, es por esto que se ponen altares u ofrendas. Algo que no puede faltar son las flores de cempasúchil, que debido a su color y olor tan llamativos, se tiene la creencia de que ayudan al alma de la persona a encontrar su hogar. Las veladoras también se colocan en la ofrenda y sirven para guiar el camino de los muertos. Poner comida y bebidas que la persona disfrutaba en vida es algo esencial, porque se les quiere dar un festín la noche que regresan. Papel picado y decoraciones coloridas es algo que no puede faltar.

SÍMBOLOS

En México la imagen representativa por excelencia es La Catrina, que es una calavera pero con ropa y maquillaje de colores. Fue creada por José Guadalupe Posada y bautizada por Diego Rivera. Representaba a los mexicanos que pretendían ser europeos y renegaban su propia raza, herencia y cultura.

La Catrina es un símbolo de día de muertos reconocido a nivel mundial

COMIDA

Las calaveras de azúcar o chocolate y el pan de muerto son representativas del Día de Muertos. En el caso de las calaveras, se acostumbra regalarlas a los seres queridos con su nombre en la frente, también colocarlas en la ofrenda con el nombre de la persona que ya murió.

Pan de muerto que se coloca en las ofrendas.

LITERATURA Y MASCOTAS

Comúnmente se realizan calaveritas literarias, que son composiciones en verso y hacen alusión a la muerte de una manera satírica.

Para el Día de Muertos, el Xoloitzcuintle es un patrimonio ya que es una raza de perro originario del país y se tiene la creencia de que acompañaba a los muertos hacia su destino después de la vida, por esta razón se les enterraba con sus dueños.

DATOS CURIOSOS

La tradición que ha pasado de boca en boca dice que los muertos llegan cada 12 horas cada día, entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre. El 28 de octubre se recibe a los que murieron a causa de un accidente o de forma repentina y violenta. El 29 a los ahogados. El 30 a los olvidados, los que no tienen familia que los recuerde. El 31 a los que están en el limbo. El 1 de noviembre a los niños y el 2 de noviembre a los muertos adultos.

Diego Rivera fue el creador de La Catrina como ahora la conocemos, a través de una crítica a la aristocracia mexicana que pintó a una calavera vestida en su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”. Aunque previo a Rivera, José Guadalupe Posada criticó a los llamados garbanceros, personas de sangre indígena que pretendían ser europeos, en un grabado conocido como “La Calavera Garbancera”, la antecesora a La Catrina. La calavera no tenía ropa, pero llevaba sombrero y criticaba el estilo de vida de la época.

El cempasúchil es una planta originaria de México y de Centroamérica que se utiliza como adorno en las ofrendas y altares.

Además florece en el otoño (cerca del Día de muertos). Se dice que sus pétalos de color amarillo marcan la senda que deben recorrer los muertos durante la visita que hacen estos días porque se supone que guardan el calor del sol y su aroma los llama.

Los muertos y los dioses son los primeros personajes de estos días desde tiempos prehispánicos. El elemento común era el perro -los aztecas conocían a los xoloitzcuintle- que según la tradición ayudaba en el Mictlán a hallar el camino a su destino final.

A principios del siglo XX se añadió la Catrina, la calavera creada por el grabador José Guadalupe Posada, que vestida de varias formas, marca es visión satírica, de burla que se tiene con la muerte en México.

Los alebrijes, una artesanía hecha de cartonería y con colores vibrantes que representan animales fantásticos, comenzaron a popularizarse partir de la segunda mitad del siglo XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *